viernes, 30 de abril de 2010

isaac

Compré este libro hace cuatro años, libro perdido en la sección de ofertas, quizás un par de euros, de un centro comercial. La literatura todavía es barata. Memorias y biografía de un novelista en sus primeros años, los del amor y el exilio americano huyendo de su Polonia natal. Espectacular y precioso libro, con un autor en busca de la pasión, el amor, desde la profundidad de una melancolía que le hace padecer por el sufrimiento ajeno, que hasta parece dispuesto a seguir la senda del suicidio, pero que sigue gozando con el amor carnal y joven. Escritor en ciernes, que reconoce lo siguiente: “yo estaba preparándome para escribir libros cuando el mundo estaba inundado de ellos”. Autor en búsqueda de revelaciones que no llegan, porque las llevamos dentro, y para unos son más duras de asumir que para otros, “para qué sirve la verdad si no puedes vivir con ella”.
Amor y exilio. Isaac Bashevis Singer. 1984

lunes, 26 de abril de 2010

díptico

Laurie Lee estuvo en España antes y durante la guerra civil. La primera entrega es un excepcional documento escrito por los ojos de alguien sin prejuicios que recorre España en diagonal, andando, viendo la realidad de un país pobre y miserable. Lectura deliciosa y poética, mezcla de drama e inevitabilidad. Deliciosa descripción de sus amigos gaditanos, “los ciegos, tullidos, enfermos, sordomudos, que se hallaban en una situación tan desesperada que apenas se molestaban en quejarse, sino que lo trataban todo como una torva broma. Me contaban con risillas disimuladas historias de otros que estaban aún peor que ellos…, presos más que ciudadanos, medio locos, sólo se consolaban con un humor malévolo,…”.
La segunda entrega presenta a Laurie enrolado en las Brigadas Internacionales, inmerso en los preparativos y en la batalla, después reflexiona, antes de volver a su Inglaterra, con una frase sin desperdicio:
“Era aquello, pues, lo que yo había venido a hacer, lo que daba sentido a mi viaje, acabar con la vida de un joven desconocido en un momento de pánico, cosa que en modo alguno afectaría a la victoria o a la derrota?
Laurie Lee. Díptico español (Una mañana de verano de 1934, Un instante en la guerra) 1969, 1991

domingo, 25 de abril de 2010

mecenazgo y humor

Los humoristas bolivianos están de enhorabuena, un filón es lo que han encontrado con las últimas declaraciones de su presidente. Evo Morales achaca la calvicie y la homosexualidad a los alimentos transgénicos. A veces uno se avergüenza aunque Bolivia quede tan lejos. Pasemos al siguiente apartado, que de humor tiene poco, aunque se estén riendo de nosotros. Se ríen, ¿Quién?, los que controlan el dinero, ¿de quién?, de nosotros. Vengo en el coche, partido de mi hijo en Madrid, fútbol, la radio suena, publicidad, música de encantamiento, publicidad del banco Santander, la voz de Alonso, somos un equipo, cuatro millones de clientes que no pagan comisiones. Yo pago hipoteca, se me ha olvidado el interés, de apellido abusivo. El Santander patrocinando el deporte de élite. Otro ejemplo, diario El País, artículo sobre esto, el mecenazgo de los grandes sobre los grandes. Liga BBVA, 100 millones de euros suelta el banco. Como decía, vengo de Madrid, Instituto Virgen de la Paloma, Dehesa de la Villa. El estado de dejadez de la instalación deportiva es notorio. Parece anclado en el tiempo pretérito. El campo de tierra, el vestuario es de otra época, da miedo pisar el suelo. El instituto depende de la comunidad de Madrid. No sigo.

sábado, 24 de abril de 2010

cátedra

Lo decía Azaña hace ochenta años, en este país falta estudio y silencio. Queremos sentar cátedra sin ser catedráticos ahora sí y ahora también. Y claro, no siempre se puede. Aquí tenemos soluciones para todo y queremos solucionar los problemas asociados a la inmigración de un plumazo, de una patada, en este caso quitando un velo. El velo, para algunos ejemplo de machismo, imposición y sumisión. Estos que hablan, hombres y mujeres, desconocen nuestro pasado, el de España, y lo que es peor, desconocen nuestro presente, ese que hace que muchas mujeres estén en situación de desigualdad salarial a igualdad de puesto de trabajo. Eso es machismo, pero sobre todo es discriminación. Y lo que es todavía peor, esos que sientan cátedra quieren construir un futuro que no creo sea el ideal, alejado de esos valores de libertad, igualdad y fraternidad.

velo y móvil

Al velo de la niña del instituto público le pasa como al Guadiana, aparece y desaparece. Carnaza para los medios de comunicación y para una parte del pueblo que afila las uñas. Los problemas de fondo no aparecen en los medios, y si lo hacen, pasan de puntillas. El pacto educativo entre las fuerzas políticas no acaba de llegar a acuerdos claros. Insisto, a los partidos conservadores, esto de la educación pública y sus problemas les queda un poco lejos. Los colegios privados y los concertados, pagados con dinero público, ya cumplen su función. Por cierto, allí también se adoctrina, con la doctrina de la religión católica y la del dinero. Curioso, en el caso del velo, los conservadores combaten el adoctrinamiento religioso, en este caso familiar, pero lo permiten en sus feudos y lo apoyan. Conclusión, que pacte el otro. Me dice mi hijo que un profesor suyo, en instituto público, contesta a su móvil en clase interrumpiendo la lección. Pues mire usted, que a mí esto me parece más importante que lo del velo. Los budistas tienen una frase que viene como anillo al dedo: “haz lo que haces”. Pero no, es hora de contestar al móvil, de no hacer lo que tienes que hacer, que es estar con los tuyos, volcado, educando a los sin velo y a los con velo, a los que llevan gorra y a los que no, a los que llevan crucifijos de madera al cuello y a los que no. Es hora de abrir los ojos a los niños y adolescentes para que el tiempo haga su labor, las mentes se abran y quizás unas se quiten el velo y otros se quiten otras cosas.

domingo, 18 de abril de 2010

cenizas

Entre cenizas que no dejan volar aviones, nos pasamos la semana. ¿Sabe usted que hay gente a la que esta noticia o cualquier otra no le interesa? De esos, conozco a algunos, pero son felices. Me refiero a los que ya no les interesa nada, ni ellos mismos, a los que ya no quieren vivir. Pues sí, existen, unos se suicidan, muchos aguantan. No entendemos las razones, muchas veces no existen éstas, hay veces que la enfermedad lo ocupa todo y niega la razón, la que sólo ve una única salida. Holanda, país pionero en atención social, estrenará parlamento pronto y un grupo de ciudadanos ha logrado recoger las firmas suficientes para debatir el suicidio legal a partir de los 70. El autosuicidio no tiene castigo, porque no hay sujeto posible de pena. Pero cuando la vida te niega hasta la libertad de disponer de tu cuerpo, necesitas la ayuda para morir y eso es lo que se quiere discutir, para bien de algunos que están abandonados, en hospitales, en gasolineras o en una de esas casas donde no parece vivir nadie. Me gusta la idea. Hablando de ideas, hablemos de las preconcebidas, de las que se graban a sangre y fuego en nuestra cabeza, inamovibles, hasta el fin de los tiempos. Tengo muchos años y todavía oigo eso de que la mujer árabe no avanza, vamos, que la vida se ha congelado todos estos años. Pues bien, los que saben, los que se molestan en saber, los que encuestan, los que viven allí o se dan una vuelta de vez en cuando, los que no van a ver pirámides sino a ver realidades, dicen que algo está cambiando, que el estereotipo cambia, que los pasos, cortos, pero seguros, se están dando, minuto a minuto, hora a hora, que ya tienen menos hijos, que los matrimonios están dejando de ser juveniles, que la educación aumenta. Esa es la revolución, la silenciosa, la que no se ve, no es noticia, no llena páginas ni define guiones cinematográficos, la que verán nuestros ojos cuando se vayan las cenizas.

a construir

No me duele España ni quiero a España. No soy patriota, no me siento vasco ni madrileño ni nada. Soy persona y punto. La verdad por delante. No entiendo por qué se engrandece este país cuando gana Alonso o Nadal. Ni de qué nos podemos enorgullecer. Se podrán enorgullecer ellos. Me puedo sentir orgulloso del trabajo abnegado y callado que hacen seres humanos todos los días, sin golpes de pecho ni agitar de banderas, unos nacidos aquí y otros nacidos fuera de aquí. A algunos de aquí no les gusta que los de fuera también construyan. Entre todos construyen este país día a día, con honradez, civismo, sentido de ciudadanía y ejemplo. Esta sección dibujará bosquejos de esta España que a algunos les duele tanto sin saber el mal que están haciendo. Se nos va la fuerza por la boca, siempre ha sido uno de nuestros problemas.
Esta semana leo que los españoles vamos al médico más a menudo que los ciudadanos europeos. Hay algo que no entiendo. Somos el país de la dieta mediterránea, la comida y la cena elevada a arte, y sin embargo,… ¿No será que comemos como cerdos y que lo de la dieta saludable es un mito o leyenda urbana? O será que fumamos como carreteros, cometemos excesos de todo tipo, somos unos quejicas o la soledad la combatimos visitando al doctor. Aquí hay material para varios libros. Hay una enfermedad que algunos no exponen al doctor en sus visitas, es la autocomplacencia, mal de muchos y consuelo de tontos. Mal que desde el poder ha sido divulgado en los últimos años, sinónimo de aquel “España va bien”. No hay peor mal que hacer creer que somos los mejores para tumbarnos a la bartola. Así que bienvenida la autocrítica que no es pesimismo ni quijotismo sino fuente de realismo.

sábado, 17 de abril de 2010

lilith

Según cuenta Clara Campoamor en su libro, una vieja leyenda judía incluida en el Talmud dice que no fue Eva la primera mujer del paraíso, fue Lilith, pero ésta se resistió a acatar la voluntad exclusiva del varón y prefirió volver a la nada. Clara no se resignó a esto, y perseveró en su lucha por elevar la dignidad de la mujer y por sacarle del ostracismo familiar. Volvamos la vista 80 años atrás, España, proclamación de la república, 1931. Todo alegría y libertad. Espere un momento. La mujer en casa, con los niños, en la iglesia. El hombre puede ser liberal o no, demócrata o no, republicano o no, pero la mujer no cuenta, no opina, no vota. Machismo y desprecio. No está preparada para votar. No importa nada. Ahí aparece Clara. Abogada. Sólo había tres en Madrid en aquellos años. Logra entrar en el parlamento en las primeras elecciones y gracias a su pelea consigue que la constitución del 31 recoja el voto femenino, con la ayuda de socialistas y de partidos de derechas, con la oposición de republicanos, con pocos votos de ventaja. Emocionantes sus discursos, no es sólo feminismo, dice Clara, es la idea de ciudadanía la que subyace, el querer cooperar a cimentar un régimen nacido para sacar de la injusticia a tantos. Dice Samper, un político de la época, opositor, ante los reproches de Clara: “Tiene usted razón, no es lógico, es…la caverna que llevamos dentro los hombres” Reproches también a la iglesia, “Cuando tuvisteis el poder, vosotros pudisteis transformar al mundo” Vilipendiada por casi todos, las culpas del triunfo de la derecha a finales del 33 fueron para ella. La culpa era para las mujeres que no tienen conocimiento a la hora de votar. Cuando ganó la izquierda en el 36 nadie se acordó de reparar su nombre. Exiliada en plena guerra civil, este libro, terminado un mes antes de la contienda, no recoge miedo alguno, ella no veía lo que se avecinaba. Siempre con ánimo, “esperanzada en que la necedad humana no puede durar siempre”. Imprescindible su lectura para salir de la caverna.
El voto femenino y yo. Mi pecado mortal. Clara Campoamor. Junio 1936.

viernes, 16 de abril de 2010

un idioma en la mochila

Me reafirmo en que hay que gastar más dinero en educación, pero también hay que gastarlo bien. Esperanza Aguirre se gasta dos millones de euros en propaganda de los centros públicos bilingües de la comunidad de Madrid. Propaganda inútil para el pueblo, útil para ella y los intereses de su partido. Auto bombo claro. Nadie que esté pagando por educación privada o concertada va a cambiarse a la escuela pública, con lo cual, ¿qué utilidad tiene el anuncio? ¿Hacer ver que la comunidad no tiene abandonado al ciudadano de a pie? ¿Lavar conciencias? Todos sabemos que si hacemos una encuesta, de esas que nunca se harán, veremos que los hijos de esos que nos gobiernan aquí no llevan a sus hijos a la escuela pública. No, para eso está la otra y bien se encargan de no mezclarlas. La igualdad de oportunidades es fachada, cartón piedra de Hollywood. Vayamos al fondo, independientemente de que esté de acuerdo o no en la manía-moda de aprender idiomas, que se haga bien, porque los ejemplos que conozco no son muy acertados. Poco conocimiento de los profesores, mala preparación, falta de medios,… Prefiero las ciencias naturales en castellano, bien dadas, que a medias, en otro idioma. Normalmente, las carreteras no están llenas de clavos, pero como te toque, ya sabes. Lo mismo pasa en las escuelas e institutos de Dios. Y ya tenemos bastante con el azar que impregna la vida como para dejar también al azar la educación de nuestros hijos. El tiempo dará y quitará razones, sólo que para algunos el tiempo pasa tan deprisa que ya están a las puertas de la universidad y han tenido que sufrir lo indecible y tratar con auténticos modelos de lo que no debe de ser un profesor. Y me refiero a niños responsables con familias responsables que se hacen cruces de lo que ven y oyen. Sí, también existen esos niños en la pública, no sólo de la privada salen educados. Menos mal que la editorial Santillana nos da una buena nueva y por fin el milagro en forma de idea genial se ha plasmado en libros por fascículos para que los niños no abarroten las consultas traumatológicas los próximos años. Digo años, porque no sé si se dan cuenta, estamos hablando de educación, igual a futuro, el de nuestros hijos, el que sigo pensando que no importa a todos, ponga usted el porcentaje.

domingo, 11 de abril de 2010

primavera

La corrupción suma y sigue. No se oyen muchos casos en otros países, de los civilizados, a los que nos queremos parecer. Luz y taquígrafos, por favor, y valentía, mucha, de la verdadera, para limpiar. Sed buenos, decía el ET. Yo diría, sed modelos, por favor.
Mientras eso llega, los héroes se transmutan en villanos. El profesor Neira afila la lengua y larga de fondo y con mala forma. Se puede opinar, pero con respeto. Todos tenemos un villano dentro, a veces lo sacamos, en la intimidad sobre todo. Algo nos hace mantenerlo callado en público. La vergüenza que rima con conciencia, ellas tendrán la culpa. A Neira le ha traicionado algo o alguien, la voz de su amo. La semana se va y la primavera afila sus armas. El sol me mata, la astenia primaveral me tumba y añoro los cirros, cúmulos y demás, todas ellas bien repletas de lluvia. Será eso lo que altera la sangre y las mentes, los suicidios aumentan, los actos de violencia también, que vuelva la calma.

prioridad

La primera palabra es priorizar, esa que forma parte de las responsabilidades de nuestros gobernantes o de cualquiera que lidere algo. Priorizar para ordenar el infinito, porque infinitas son las tareas por realizar. Priorizar significa también poner el foco en determinados esfuerzos. Los esfuerzos se dispersan, las prioridades se olvidan. Me llegan correos de suscripciones varias. Uno de ellos dice: acabo de ver un video de cómo matan a una foca bebé. Los animales como foco existencial. Desenfocados para mi gusto. Nosotros, animales racionales, somos increíbles. Garzón pone su foco en investigar crímenes de desaparición forzada. Garzón encausado por ello. El mundo al revés. Vuelvo a Amnistía Internacional, el siguiente correo electrónico, dicen que entorpecer ese tipo de investigaciones es un delito. En España no. Hablamos de prioridades, esfuerzos y ahora añadimos envidia, cercana a la maldad. Peleas de jueces, el absurdo. Volvemos a las prioridades, las inundaciones en Río ponen a la luz lo ya conocido, el submundo de las favelas, que se caen con el agua. Invertir en infraestructuras sería prioritario, en vez de hacerlo en olimpiadas. Seguimos con Portugal, cierran un centro de urgencias cercano a la frontera española. Los vecinos se enfadan y ondean banderas españolas, ahora se van a las urgencias españolas. Prioridades del gobierno luso y diálogo necesario para que los esfuerzos entre naciones den su fruto, por el bien del ciudadano. Diálogo, última palabra.

sábado, 10 de abril de 2010

las mónadas de Leibniz

La pasión volvió y se fue difuminando como una gaseosa o creciendo como el agua hirviendo, todo depende del color de la camiseta. Dijo Leibniz, filósofo y matemático alemán, que las mónadas no tenían ventanas, mónadas o átomos metafísicos, indivisibles, componentes últimos de la realidad, nada puede entrar o salir de ellas. Dijo Isaac Singer, escritor, que la pasión no tiene ventanas, como las mónadas. Así es, ciega, como así es el hombre apasionado, repleto de átomos que por unos minutos sólo respiran, sin pensar, ojos fijos sobre el verde, jugadores que corren, hombres que luchan, pasión que lleva a gritar a unos y a otros a llorar. Pasión versus razón. Los indios de la India no han contratado el partido, el clásico, el partido del siglo, de la era, de todas las eras. El fútbol es el deporte rey depende de donde se viva. En otros lares prima el cricket o el polo. Relativice, el fútbol es lo que es. Otro deporte más del mundo mundial. Pasión es vida, las mónadas siguen a lo suyo, ciegas, esperando su momento de gloria, el momento de gritar gol, de salir de sí mismas y de explotar, gol, la última palabra.

domingo, 4 de abril de 2010

pasión

Mi hijo lee el Quijote esta semana santa, un coñazo, dice. Me gusta la frase del juez del caso Matas, ex presidente balear. “Ha venido a burlarse de los simples mortales”. El ex-vicepresidente del Gobierno Alvarez Cascos acusa al juez de emplear un lenguaje tabernario. No vuelvas Cascos, aunque sea domingo de resurrección. En esta semana santa, la justicia terrenal se abre un poco de paso, la vida eterna puede esperar. Al igual que los milagros, no existen. En Granada, después de 80 años, una cofradía consigue un indulto y el preso afortunado, listo para ser libre el viernes santo, es pillado in fraganti unos días antes traficando con cocaína. Problema de voluntad. Al pobre presidiario le ha fallado el fervor, una encuesta de una televisión dice que está descendiendo. No sé si guiados por el fervor o por otra razón, la semana santa sigue movilizando gente, tanta como el fútbol o el anti abortismo. Básicamente, lo más importante de la vida para algunos. También la religión tiene clases, en contra de la teoría, al paso de las procesiones los pobres miran el Cristo desde abajo y los ricos lo miran desde los balcones, alquilados a precio de oro, y de paso ven también al pueblo. Esto de las clases no lo cambia ni el mismísimo. A unos les puede el dinero, a otros les puede la pasión o la desesperación y otros se han vuelto locos, como el Quijote.