sábado, 18 de julio de 2015

clásico


Discoplay era un sueño. Llegar a sus tiendas y buscar era uno de aquellos placeres de antaño que muchos conocimos. En los sótanos de Gran Vía o en otras ubicaciones siempre ajustaban precios y siempre había ofertas. Música que también llegaba en forma de catálogo mensual, revista con cientos de referencias que se podían recibir en casa. También vendían libros y otras cosas, también en oferta. Y uno de ellos aparece en mis manos haciendo limpieza de estanterías. No leído, comprado en Discoplay en el 98. Las páginas amarillean. El título es sugerente para los futboleros. Hay fútbol pero mucha historia. El autor no sigue un estricto orden cronológico y a veces no se entiende el porqué de tanto desvarío en el tiempo pero los datos son jugosos. Leer para entender o para descubrir que de aquellos barros vienen estos lodos. Fue en Marzo del 25 cuando la dictadura de Primo de Rivera disolvió la Mancomunidad Catalana. El 14 de junio de ese mismo año, en un partido amistoso, Barcelona-Jupiter, de homenaje al Orfeó Catalán, se silba la Marcha Real española. Seis meses de suspensión para el club fue la consecuencia. Llegó la Guerra Civil y las dos Españas. Y el exilio, y la amnistía para algunos futbolistas o no. El club catalán intervenido. Se hace limpia. Y esa división afectando al deporte. En el 43, posguerra, semifinales de copa, Real Madrid-Barcelona. La ida en la ciudad condal. Tres a cero. Pitos y coacción a árbitros y jugadores rivales. La vuelta, once a uno. Se reparten pitos en taquilla en Madrid. Más de lo mismo. Escándalo. Samaranch estuvo años sin poder publicar prensa por la crónica de aquel partido de vuelta denunciando el ambiente de Madrid y el arbitraje. No se sabe de qué hablamos, si de pasión o de fútbol, o de revanchas o de venganzas. Pero lo cierto es que aquella división sigue, a pesar de que en otoño del 43 se jugaron dos partidos de la paz, con los presidentes Vendrell y Bernabéu apostando por la cordialidad. Fue pasajero, un espejismo. Luego vino el fichaje de Di Stefano que volvió a dividir. Y luego los partidos de cada año y luego las reivindicaciones políticas, y luego el ansia de libertad. Y nadie sabe que nos deparará el futuro. Nadie quiere ver otro partido. Se agotan los calificativos cada año. Pero no inventamos nada. El deporte como excusa para por unas horas pensar que todo está mejor. Que los problemas ya no existen, que las banderas y los colores lo tapan todo. Y todos sabemos que no es así. 

Madrid-Barca. Historia de un desamor. Julián García Candau. 1996

No hay comentarios: